Clásico de CONCACAF, la leyenda le ganó a la maldición

Clásico de CONCACAF, la leyenda le ganó a la maldición


Clásico de CONCACAF, la leyenda le ganó a la maldición. México- La velada futbolística del viernes pasado fue realmente memorable.

La frialdad de 7 grados centígrados en la capital de Ohio, la afición que recientemente ha tomado la gente norteamericana hacia el fútbol y la rivalidad más grande que existe en la CONCACAF apuntaban a que el mal historial de la selección mexicana de fútbol en labor de visitante ante Estados Unidos, seguiría creciendo.

La última victoria que el seleccionado azteca había registrado en un hexagonal dentro del terreno estadounidense se remontaba al lejano 1972 y en las anteriores 4 disputas dentro de la hermosa y helada Columbus habían significado derrotas. Sin duda, los mexicanos sufrían de una ‘maldición’ futbolística.

Los equipos arribaban al Mapfre Stadium; la mejor generación de futbolistas que ha tenido el tricolor y la ciertamente globalizada escuadra de la barras y las estrellas se encontraban ya en el  punto donde la guerra había sido hasta esa noche dominada por los locales.

Iba a comenzar la batalla y el estratega Juan Carlos Osorio alineaba en su decimosexto encuentro lo que para muchos era su mejor once, quienes serían comandados por un grande del fútbol mexicano, Rafael Márquez Álvarez. Por fin el aficionado mexicano tendría la oportunidad de ver una alineación que indicara verdaderas intenciones ofensivas, los nombres de Javier Hernández, de Carlos Vela, de Giovani dos Santos y de Jesús Manuel Corona escritos en la lista inicial eran la mayor prueba de ello.

Por otro lado, el alemán Jürgen Klinsmann optaría por lo que había sido útil durante el pasado cuadrangular, igualmente incluiría a la joven estrella del Borussia Dortmund, Christian Pulisic.

Inició la contienda. El primer tiempo fue dominado por el conjunto visitante, aunque el juego físico, mismo que conllevó varias de infracciones y algunas heridas, generó estabilidad defensiva a Estados Unidos,  quien perdonó en sus escasas jugadas de peligro. Andrés Guardado y Tim Howard, dos veteranos, líderes y figuras de cada una de las selecciones, salieron lesionados.

Los dos equipos jugaban a lo que se esperaba de cada uno y el gran disparo al poste del ‘tecatito’ era una advertencia de lo que haría el cordobés Miguel Layún más tarde; quien al minuto 20 con un disparo desviado consiguió el primer gol mexicano en tierras columbuseñas.

En el complemento, los de casa jugaron mejor y consiguieron la igualdad a través del gol de Bobby Wood, quien concluyó una fenomenal jugada organizada por ‘El diablo’ Jozy Altidore.

Bobby Wood al anotar el 1-1 parcial

Bobby Wood al anotar el 1-1 parcial

Rafa Márquez y Miguel Layún celebrando...

Rafa Márquez y Miguel Layún celebrando…

La realidad durante los últimos minutos era que ambos entrenadores y los miles de aficionados se sentían cómodos con 1 punto, pero un jugador sinceramente apasionado no estaba satisfecho. Ese futbolista, la leyenda a quien se conoce como el káiser de Michoacán, ‘Rafita’, aquél de los goles importantes al minuto número 89 lo hizo de nuevo, anotó el 1-2, le brindó alegría a un país futbolero y consiguió las que posiblemente sean las 3 unidades más importantes de todo el proceso eliminatorio de México.

Para recibir nuevas noticias deportivas, Suscríbete con nosotros !
COMPARTE

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

¿Quieres vivir trasmisiones en vivo?

 

¿Qué esperas?  SUSCRIBETE y disfruta de partidos y noticias que te trae 

¡Gracias!

 

 

 

Ahora eres parte de la comunidad deportiva