¿Cómo elegir la mejor cubierta para nuestra bicicleta?

¿Cómo elegir la mejor cubierta para nuestra bicicleta?


¿Cómo elegir la mejor cubierta para nuestra bicicleta? El mundo del ciclismo ha seguido en constante evolución, día tras día, más y más personas buscan tener mejores condiciones físicas y montar la bici es una de las mejores soluciones que existen.

Si queremos practicar en condiciones el deporte del ciclismo, no nos debemos conformar con adquirir un tipo de bicicleta simplemente para nuestra finalidad (de paseo, de montaña, de carreras etc.) sino que también debemos conocer, elegir y adquirir una serie de elementos que nos ayudarán no solo a mejorar la práctica deportiva, usando la bicicleta con mayor comodidad según el terreno o la situación, sino también a mantenerla como el primer día y siempre a punto. Es el caso de las cubiertas para bicicletas, donde existe todo un ecosistema que va más allá de que nos sirva para asfalto o tierra y que fácilmente tendremos que sustituir en algún momento de su uso, ¿cómo elegir la mejor cubierta?

El compuesto

El compuesto se trata de la numeración que nos indica si una cubierta es más o menos blanda y por tanto con mayor o menos agarre que por otra parte se traduce en mayor o menor duración.

Esta numeración la encontraremos en la mayoría de los casos en el lateral de la cubierta seguido de la letra A, y si ésta es menor de 60 significará que se trata de una cubierta blanda (con mayor agarre pero también expuesta a un mayor desgaste). Lo normal es que la encontremos hasta una 42 a.

Una numeración superior a 60 permite un taco duro que aunque ofrezca menor agarre, nos aporta mayor estabilidad al rodar con mayor eficacia (y resulta más duradera).

La carcasa

La carcasa de la cubierta se mide por TPI (hilo por pulgada): a mayor TPI, mayor densidad de carcasa y menor espacio para la goma con la que rellenar la cubierta en el proceso de vulcanizado. Esto ofrece mayor ligereza a la rueda.

Por el contrario, un TPI bajo significa una menor presencia de hilos por pulgada y un mayor espacio que rellenar entre hilo e hilo a la hora de realizar el relleno con goma, lo cual resultará una rueda más pesada, pero también más dura y resistente.

El aro

Respecto al aro que forma la estructura de la cubierta, podemos encontrar de dos tipos:

  • Kevlar: flexible y fácil de montar.
  • Hilos de acero: rígida y con mayor estabilidad.

Según el componente será fácil de distinguir el modelo de cubierta, ya que las de kevlar las encontraremos empaquetadas, dobladas, gracias a su flexibilidad, y las de hilos de acero (que pueden estar compuestas de uno, dos, tres o cuatro) completamente rígidas como si estuvieran montadas.

Según queramos disponer de una bicicleta más ligera o queramos priorizar la comodidad de su sustitución, elegiremos un modelo u otro, siendo sin dudad el de kevlar el más práctico si queremos tener un repuesto de estas características siempre a mano en la mochila.

La ligereza y el agarre como claves

Tal como hemos podido intuir a estas alturas, son dos las claves a la hora de elegir unas cubiertas frente a otras: la ligereza que necesitemos y el agarre.

Esto también afecta al tamaño, donde cubiertas más anchas permiten más agarre pero también un mayor peso, y donde por el contrario, cubiertas menos anchas resultan más ligeras pero con menos agarre.

Por tanto, para rodar sobre superficies lisas interesa priorizar la ligereza frente a casos donde nos enfrentemos a terrenos rugosos o de montaña, donde el perfecto agarre es lo que se busca.

Para recibir nuevas noticias deportivas, Suscríbete con nosotros !
COMPARTE

Related Post

Deja un comentario

¿Quieres vivir trasmisiones en vivo?

 

¿Qué esperas?  SUSCRIBETE y disfruta de partidos y noticias que te trae 

¡Gracias!

 

 

 

Ahora eres parte de la comunidad deportiva