Los estelares agentes libres que siguen esperando un llamado

Los estelares agentes libres que siguen esperando un llamado. Veteranos, pero con ganas de seguir triunfando en la NBA. Estos jugadores siguen esperando un llamado de un club para poder participar de minutos en la liga mejor pagada del mundo.

Devin Harris: Un clásico de la Liga. Con 15 años de experiencia, Harris es un jugador que hace poco ruido pero que siempre aporta su granito de arena. Claro está que a estas alturas de su carrera ya ha perdido parte de la explosividad de antaño, pero ello no evita que siga teniendo baloncesto para jugar sus 15 minutos a buen nivel. El curso pasado se marchó hasta los 6,3 puntos y 1,8 asistencias en 15,8 minutos por noche.

Raymond Felton: A sus 35 años, Felton llega por primera vez sin contrato a estas alturas del año. En línea descendente desde que abandonase New York en 2014, solo ha desplegado un juego acorde a su nivel por momentos. La última campaña la pasó en Oklahoma City Thunder, donde solo llegaría a disputar 33 encuentros antes de cerrar su participación en la primera ronda de playoffs.

José Manuel Calderón: Otro veterano insigne. Pese a que sobre su cabeza sobrevuela la retirada, el base español ha asegurado por activa y por pasiva que espera la llamada de un equipo para jugar una temporada más. Si un equipo busca a un jugador que esté siempre preparado y que sepas que no cometerá errores, ahí aparece el extremeño. La última campaña la pasó con Detroit Pistons disputando 12,9 minutos de media en 49 partidos.

J.R. Smith: Tan importante en el anillo de Cleveland de 2016 como olvidado en los últimos tiempos. Una vez que los Cavaliers se desintegraron con la marcha de LeBron James, el rendimiento de este jugador de ahora 34 años fue cayendo en picado. Sin ir mas lejos, la temporada pasada fue apartado tras pedir ser traspasado públicamente. Al final ni una cosa ni la otra: no jugó y tampoco y cambió de equipo. En cualquier caso, su idea es seguir en la NBA, ya que incluso ha renunciado recientemente a una oferta para jugar en China.

Jamal Crawford: Un jugador de los que siempre se disfruta viendo. Con 39 años Crawford puede presumir de una carrera sin lesiones en la que ha demostrado constantemente que es capaz de hacer su trabajo sin importar el escenario. Si un equipo quiere un jugador al que nunca le queme en balón en las manos, ese es Crawford. La campaña pasada firmó 7,9 puntos y 3,6 asistencias de promedio con Phoenix Suns.

Jodie Meeks: Ha sonado para muchos equipos, incluidos dos contenders como Milwaukee Bucks y Los Angeles Clippers, pero sigue en el paro. La sanción que recibió por dopaje en las postrimerías de la temporada 2017-18 ha contribuido mucho a su actual situación, y es que la temporada pasada solo actúo en ocho encuentros con los Toronto Raptors. Pese a esas pocas oportunidades, demostró estar a buen nivel para firmar un genial 44,4% en triples. Debería tener una oportunidad.

Iman Shumpert: Cuando todo hacía indicar que se marcharía a Houston Rockets, Shumpert finalmente decidió declinar la oferta de los de Texas. Aunque haya cerrado esa puerta –por ahora– es uno de esos jugadores que parecen llamados a tener equipo seguro más pronto que tarde. A sus 29 años se planta en la temporada 2019-20 tras pasar la última campaña en Sacramento, donde firmó sus mejores números desde el curso 2014-15 al irse a un promedio de 8,9 puntos con un 36,6% en triples.

Jonathon Simmons: De despuntar en San Antonio Spurs a verse sin equipo en solo dos años. Aunque su perfil es de los que gustan en la NBA –un defensor duro que puede tirar desde fuera–, Simmons no ha encontrado equipo desde que fuese cortado por Washington Wizards en julio. El curso pasado, el concluyó en pista con Philadelphia 76ers, sirvió para corroborar que puede enchufar al firmar un 42,9% en triples. Por ahora es insuficiente para tener sitio en un roster.

Carmelo Anthony: Debería ser el deseado por todos, pero no es así. Dos años de desdichas, de declaraciones equivocadas, de ser arrinconado en un salto sin paracaídas de estrella a estrellado… Carmelo está deseando volver y se muestra dispuesto a aceptar cualquier rol, pero por ahora nadie confía en él. En cualquier caso, y dado que talento le sobra, si está centrado puede ser una enorme incorporación para cualquier equipo siempre que sepa cuál es su lugar.

Dante Cunningham: Pudiendo jugar tanto de ‘tres’ como de ‘cuatro’, Cunningham ha sabido adaptarse a la nueva NBA hasta reconvertirse en un jugador tan capaz de anotar desde el triple como de defender con eficiencia dentro y fuera. La última campaña, en San Antonio, quizás jugó menos de lo previsto, pero sigue siendo un acierto para cualquier equipo si la idea es abrir la cancha.

Luol Deng: Con solo 23 partidos disputados en las dos últimas campañas, el futuro de Luol Deng en la NBA se vislumbra oscuro. Sin embargo, no debemos obviar que no hace tanto -hace tres años– era un titular de Miami Heat que promediaba 12,3 puntos con un 34,4% en triples. Por el momento no ha recibido ofertas en firme, pero se rumorea que estaría entre las opciones de los Nets para reforzar el puesto de alero.

Amir Johnson: Un clásico de la NBA desde 2005 que se enfrenta un nuevo contexto en su carrera. Quizás perjudicado por la evolución del juego –más rápido y enfocado al triple en todas sus posiciones–, se encuentra aún sin equipo pese a ser uno de esos tipos que por definición se fajan en la pintura. La campaña pasada, formando parte de los Philadelphia 76ers, jugó únicamente 10,4 minutos por noche, la cifra más baja de toda su carrera.

Joakim Noah: Tras varios años en decadencia, la última temporada marco una cierta redención en la carrera de Noah. Formando parte de Memphis Grizzlies, el pívot francés dio una muy buena imagen para hacer olvidar a todos las lesiones y problemas varios que le han lastrado en anteriores cursos. Para ser exactos se marchó hasta los 7,1 puntos, 5,7 rebotes y 2,1 asistencias en tan solo 16,5 minutos por noche. Además, firmó un 71,6% en tiros libres, recordando a su mejor versión en Chicago Bulls. No tiene equipo, pero el hecho de que entrase en la lista de posibles sustitutos de DeMarcus Cousins en Lakers hace pensar que debe terminar por encontrar acomodo.

Marquese Chriss: Una apuesta arriesgada pero que puede salir muy bien. Aunque en Houston no ha estado ni cerca de lo que se esperaba de él, no deja de ser un chico de tan solo 22 años que fuese seleccionado en el puesto 8 del Draft de 2016. Condiciones tiene para jugar a esto pese a que únicamente lo demostrase en su año de novato. Con un contrato por el mínimo, incluso no garantizado, puede ser un gran acierto a coste cero.

Kenneth Faried: Una fuerza de la naturaleza que parece haberse quedado sin sitio en la liga. Aunque en Houston dio una muy buena imagen tras ser despedido por Brooklyn –exactamente fueron 12,0 puntos y 8,2 rebotes de promedio en 24,4 minutos por noche–, por ahora sigue esperando que algún equipo levante el teléfono. A sus 29 años sigue manteniendo gran parte de la explosividad que lo hizo famoso, pero el hecho de que sea algo anárquico en pista, sobre todo en defensa, le perjudica.

Ryan Anderson: Un contrato inflado hizo que lo que hasta ese momento era un gran jugador para casi cualquier equipo se convirtiese en un problema a evitar. Acabada tal vinculación firmada por Houston Rockets, ahora apunta a ser una pieza que podría apuntar cosas interesantes a un equipo que desease abrir la pista desde la posición de ala-pívot. La campaña pasada, disputada a medias entre Miami y Phoenix sin apenas minutos, fue para olvidar.

FUENTE: NBAMANIACS

COMPARTE

Related Post

Leave us a reply