Saltar al contenido
AlimSports

Desvelan el secreto del porque Marc Márquez es tan dominante

11/13/2019

Desvelan el secreto del porque Marc Márquez es tan dominante. Honda vive una de las situaciones más paradójicas del Mundial de MotoGP: aunque ha conseguido el campeonato de pilotos y el de constructores de forma incontestable, y sigue luchando por el de equipos, la disparidad de resultados entre sus pilotos es abrumadora.

Mientras Márquez ha sumado once victorias y seis segundos puestos en las 18 citas que llevamos de momento, el resto de pilotos de Honda ha sufrido para pilotar la RC213V. El caso más flagrante es el de Jorge Lorenzo, incapaz de salir de un espiral de negatividad que le está llevando a firmar la peor temporada de su vida. Tampoco Cal Crutchlow, a pesar de acumular tres podios hasta ahora, ha estado al nivel que se espera de él.

Al tiempo que Márquez destaca las cualidades de la Honda, Lorenzo y Crutchlow señalan que la moto 2019 es muy difícil de pilotar y la catalogan de “crítica”, sobre todo en lo referente a las sensaciones que reciben del tren delantero.

Y esa es, seguramente, la clave a la hora de entender por qué el #93 ha domesticado a la ‘bestia’ al tiempo que los otros dos corredores que se suben al modelo de 2019 –Nakagami y ahora Zarco corren con el de 2018– no se hacen ni se fían de ella.

Lorenzo, que este año es uno de los pilotos más lentos de la parrilla, se ha caída ya siete veces, una más que en 2018 en el mismo número de grandes premios, y siendo el pasado curso uno de los pilotos más rápidos en pista con la Ducati.

TE VA A INTERESAR: LAS DECLARACIONES DE MÁRQUEZ SOBRE LA PÉSIMA TEMPORADA DE LORENZO

La Honda no perdona los errores y no permite diferentes estilos de pilotaje a la hora de abordar las curvas. El punto crítico es elegir con precisión el momento de soltar el freno una vez se inicia la entrada en el viraje, e inmediatamente escoger el momento exacto en el que dar gas para salir.

Es una secuencia casi automática, soltar el freno, girar y dar gas, y se debe hacer en el momento y el punto precisos, de lo contrario se pierde mucho tiempo, hay peligro de caída y, por tanto, el nivel de confianza del piloto también se ve afectado.

“El punto más fuerte del pilotaje de Marc es que siempre va forzando de delante, tiene el control de la rueda”, explica Álex Márquez, recién coronado campeón del mundo de Moto2, hermano del buque insignia de Honda y compañero inseparable de entrenamientos.

“No sólo eso, sino que en el punto de soltar freno y dar gas en el centro de la curva lo hace muy rápido. Y lo más importante es que solo él es capaz de hacerlo en el momento justo durante todas las vueltas de una carrera”, prosigue el #73.

Álex señala que practicar motocross es una de las claves que le permite a su hermano llegar a gozar de ese control.

“Es muy bueno. José Luis [Martínez, asistente de Marc ] es campeón de España de motocross y muchas veces van igual de fuerte. En motocross, Marc es el jefe”, apunta el pequeño de los Márquez.

¿Es esa entonces una de las armas secretas del mayor dominador de MotoGP en la última década?

“Yo nací con el motocross, así que más allá de un buen entrenamiento es mi gran pasión”, admite Marc.

“Me encanta porque cada vuelta es diferente. Cambias las trazadas y tienes que reaccionar muy rápido a los imprevisto para ir gestionando la forma de no perder velocidad, sorteando los obstáculos. Creo que ayuda muchísimo a saber cómo evitar caídas o reaccionar a los imprevistos”, analiza el campeón.